Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Jalisco  ›  Artículo Actual

Con expediente en mano, Alfaro sale a ajustar cuentas con los periodistas

Escrito por   /   4 enero, 2018 a las 6:00 am /   2 Comentarios

Durante dos años, como presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez guardó silencio ante las críticas y señalamientos que se le hicieron en diversos medios de comunicación…

Dos años después, en su papel de precandidato a gobernador, Alfaro Ramírez ha decidido responder a esas críticas, salir a ajustar cuentas en aquellos programas y con aquellos periodistas que osaron cuestionar sus acciones y omisiones…

Pero no lo hace solo…

Lo hace acompañado de un grueso expediente -él lo llamó “una carpeta grandotota”- que a lo largo de esos 730 días de gobierno seguramente le abrió a cada uno de sus críticos que ejercemos el oficio periodístico, para tener registro de cada palabra que se dijo en su contra, cada crítica emitida por sus acciones y omisiones de gobierno.

Ahí tiene registrado, día, mes, año, nombre y apellido de quien expresó el comentario, el juicio o el análisis, y la transcripción textual de cada uno de ellos que no fue ni es del agrado de quien busca ser gobernador, de quien niega ser intolerante y de quien asegura que se le puede acusar de cualquier cosa, menos de ser corrupto.

Ayer acudió -él dijo que invitado, pero uno de los conductores mencionó que Alfaro “nos pidió el espacio para hacer las aclaraciones”- al programa radiofónico Fondo y Forma -que conducen Jorge Octavio Navarro, “Jonás”, y Mario Muñoz de Loza-, del que dijo convencido “ha sido el programa que en los dos últimos años, más me ha criticado, más señalamientos me ha hecho sobre mi trabajo como presidente municipal…”.

Ahí dejó en claro que como alcalde “fiscalizó” lo dicho por cada uno de sus críticos. A Jonás y a Muñoz de Loza les reveló lo que seguramente tiene bien contabilizado de cada uno de sus críticos: “Ustedes hicieron menciones sobre un servidor 385 programas; de esas 385 menciones, 342 son negativas…”.

Y advirtió tajantemente: “Traigo quí todas las transcripciones para lo que se ofrezca…”, “todo lo traigo aquí escrito, en transcripciones…”. Textualmente Alfaro demostró que lo anterior era cierto:

“El 11 de septiembre de 2017 Mario dijo…”, “El 5 de abril de 2017, Jonás dijo…”, “El 16 de febrero de 2016, Mario señaló…”, “El 31 de cotubre de 2016 aquí se afirmó…”, “El 27 de octubre del 2016 hablan ustedes de…”, “El 11 de septiembre de 2017 cuando alguien llama (por teléfono)…”. Y así hasta el infinito…

¿Con qué propósito Enrique Alfaro le abrió un expediente a cada uno de sus críticos en los medios de comunicación durante dos años? ¿De cuántos expedientes estará integrado su archivo? ¿Cuál fue su propósito de acudir a esta entrevista radiofónica -máxime si él la solicitó-, el día que iniciaba su precampaña, no para hablar de su precandidatura al gobierno estatal sino para con expediente en mano “ajustar cuentas” con quienes de 385 menciones, 342 lo hicieron -a su parecer- de manera negativa? ¿Qué mensaje pretende enviar al resto de los periodistas con los que, al parecer, ahora sí ya está dispuesto a hablar y que durante dos años lo criticaron? ¿A cada entrevista acudirá ahora cargando el expediente respectivo correspondiente a su entrevistado?

Enrique Alfaro Ramírez está en todo su derecho, aún y cuando sea con dos años de retraso, a defenderse de las críticas que se le hicieron como alcalde -aunque ese no sea el objetivo principal de la entrevista-, pero es cuestionable que lo haga colocando sobre la mesa un expediente personal de lo dicho o escrito por sus críticos. ¿Qué certeza tenemos de que a la par de dicho expediente no tenga otro sobre las actividades personales o privadas de esos críticos?

¿Ese será el tenor de las entrevistas que estará dispuesto a dar Enrique Alfaro como precandidato a gobernador? ¿Entrevistas en donde él será quien, con expediente en mano, imponga el tema a abordar? ¿Entrevistas en el que con expediente en mano pretenda intimidar o enviar un sutil mensaje a sus críticos, de que tiene todo registrado?

Creo que ya no es válido, ahora, lo que ayer Alfaro les dijo a Jonás y a Mario: “Durante dos años yo no dije una sola palabra sobre lo que ustedes opinaron, no me quejé con nadie, no regañé a nadie, no me pelee con nadie (…). Reitero: dos años sin queja alguna, sin criticar a nadie, sin molestar a nadie…”.

El otro lado de la moneda es: Los periodistas que pretendan entrevistar a Enrique Alfaro, ¿permitirán que sea él quien imponga el tema de la entrevista, que abra el expediente que sobre ellos elaboró y ajuste cuentas dos años después cuando no lo hizo en su momento, por todas las críticas que se le hicieron?

Este es el meollo del asunto.

Y en este punto somos los periodistas quienes tenemos la última palabra, porque creo que esa no es la forma de respetar la libertad de expresión ni el trabajo periodístico, como tampoco es la manera en que nos hagamos respetar.

 

Acerca del Autor

Julio Cesar Hernández

Periodista

Periodista. Autor de la columna Entre Semana en El Diario NTR Guadalajara. Comentarista en C7 Jalisco. Analista en el blog Marcatextos.

2 Comentarios

  1. Rebeca dice:

    Un modo de verlo es justamente como la nota lo plantea: un representante político hace un expediente de lo que le han dicho los periodistas, pero sólo aquellos que le desagradan. Puede ser interpretado como abuso de poder, como intento de amedrentar a los críticos. Eso es cierto. Puede ser. Otra forma de verlo es que aún cuando se pueda presumir que el representante político hace acopio de citas y notas para fiscalizar lo que ciertos periodistas digan de él; hay que reconocer que es más o menos lo que un periodista hace al fiscalizar el trabajo de un político. De hecho, es deseable que lo haga. Cuando un periodista va a entrevistar a algún personaje político, lo primero que hace es recabar todo cuanto puede de él, toda información, cita, notas periodísticas previas, investigaciones etc. para armar una buena entrevista y también, si así lo considera el periodista con la información que tiene así como con sus preferencias subjetivas, para criticarlo. El punto al que quiero llegar es que, per se, no es ilegal ni tampoco un atentado contra la libertad de expresión fiscalizar la información que alguien hizo pública en un momento dado sobre un tema o un personaje para luego rebatirla (así sea en tono de reclamo) mientras esa acción no vaya acompañada de una petición de silencio. Pedir aclaraciones, disentir, rebatir una crítica con otra, un planteamiento con otro, no es un atentado contra la libertad de expresión. El silencio, la calumnia y la mentira sí lo son, eso es lo que nos corresponde perseguir. El reclamo o incluso el carácter politiquero de echar en cara a otros sus críticas porque según él se siente ofendido, puede ser una acción criticable o de mal gusto, pero ilegal no. Es extrema, eso sí, pero no es en sí misma una acción represiva. Es una respuesta, llena de desconfianza. Pues bien, si la desconfianza es el contexto en el que periodistas y el presidente municipal van a interactuar (hace tiempo que es así y quizás sea muy saludable para ambas instancias), entonces más que sentirnos ofendidos porque Alfaro lleva registro de las declaraciones periodísticas (cosa que no es descabellada ni ilegal, así como tampoco lo es que los periodistas hagan eso mismo con la información de los políticos), defendamos en el amplio sentido de la palabra, justamente, la libertad de expresión, en la que cabe el aplauso, pero también la crítica, el seguimiento exhaustivo de la información e incluso el derecho de mi oponente a decir lo que quiera decir, aunque sea molesto o me parezca injusto… siempre y cuando lo que diga y haga no derive en exigir el silencio, o la complacencia forzada de la contraparte. Saludos.

Responder a Julio Cesar Hernández Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este artículo también te puede interesar

Campaña 2018 Jalisco

Las campañas a gobernador en Jalisco… Sin novedad.