Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Jalisco  ›  Artículo Actual

Designaciones mitigan dudas de un suprapoder de Zamora

Escrito por   /   07/03/2013 a las 11:43 am /   Sé el primero en comentar

Arturo Zamora Jiménez, Secretario General de Gobierno

Arturo Zamora Jiménez, Secretario General de Gobierno


Desde que se anunció que Arturo Zamora Jiménez dejaría el Senado de la República para convertirse en Secretario General de Gobierno, comenzaron los rumores en medios de comunicación que hablaban de que éste asumiría gran parte del poder por encima del mismo Gobernador. Sin embargo las recientes designaciones en las áreas estratégicas del gobierno del estado han ido mitigando esa idea sobre el poder de Zamora Jiménez y se ha ido notando la mano del Gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Si bien es cierto que Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, de quien se espera que pueda llegar a ser Fiscal General del estado, es muy cercano a Zamora Jiménez, también es cierto que desde la campaña Sandoval Díaz ya había anunciado que buscaría la continuidad de este funcionario, de forma que su permanencia, no está asociada a la llegada del Secretario General de Gobierno. Ayer se decidió que sería Rafael Castellanos el nuevo Fiscal Central (equivalente a la desaparecida figura de Procurador y dependiente del Fiscal General), puesto que durante unos días desempeño Marco Antonio Cuevas Contreras. El puesto necesariamente es trascendente para la impartición de justicia y debe ser de alta confianza para el Gobernador y ambos elementos son bien cubiertos por Castellanos. Incluso las designaciones de Roberto López y Carlos Trejo como subsecretarios en la Secretaría General de Gobierno, puestos que son decisivos para la operación de esta dependencia y que son ocupados por la gente cercana al mandatario, lo que evidencia que Sandoval Díaz no deja toda la operación de esta dependencia a Zamora Jiménez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

Morena: balazos, no abrazos…