Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Jalisco  ›  Artículo Actual

López Obrador: la noticia es que no hubo “buenas noticias”

Escrito por   /   11/03/2019 a las 9:00 am /   Sé el primero en comentar

En su mensaje que difundió a través de sus cuentas en redes sociales desde uno de los patios de Palacio Nacional, aquel 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez adelantó que en su visita a Jalisco -el pasado sábado- el presidente Andrés Manuel López Obrador haría una serie de anuncios importantes para los jaliscienses.

Concluí entonces que en su encuentro privado con López Obrador, se le había solicitado que no anunciara nada de lo ahí acordado porque de eso se encargaría el presidente de la República cuando estuviera por vez primera como titular del Ejecutivo estatal en nuestro estado.

Pero la única noticia que hubo es que no hubo noticias…

Salvo reiterar lo que ya había adelantado en dos de sus matutinas ruedas de prensa, de que este año concluirá la Línea 3 del Tren Ligero, López Obrador no hizo referencia alguna a las obras que según el gobernador Alfaro ya estaban proyectadas y comprometidas para recibir recursos de la federación en el presupuesto de éste año: el saneamiento del Río Santiago, el vaso derivador de la presa El Purgatorio y la ampliación del libramiento a Puerto Vallarta.

Ni a estas nio a otras obras se refirió López Obrador en los dos eventos que encabezó, el primero en Encarnación de Díaz con los productores lecheros, y el segundo en Guadalajara con los beneficiarios de los programas sociales.

Obviamente, tampoco el gobernador Enrique Alfaro tocó el tema de estos proyectos ni por equivocación. Nada dijo de ellos, nada reclamó por ellos. Si se acordó, concluyó que lo mejor era “no moverle el agua a los camotes”.

Pero si no hicieron referencia a lo que se presumía harían, mucho menos hubo espacio para temas de mayor importancia y trascendencia como la galopante inseguridad pública que padece Jalisco y en particular la zona metropolitana de Guadalajara. Nada del record de homicidios que a diario se registran. Ni una palabra de compromiso con los jaliscienses del Presidente de combatir a fondo la inseguridad. Por supuesto tampoco el gobernador abordó un tema por demás “caliente” para su administración y que mantiene a prueba a su gabinete de seguridad.

¿Algún asunto de educación o de salud? ¡Tampoco! Los problemas en estos rubros no fueron de importancia ni para López Obrador ni para Alfaro. El objetivo era probar que ya eran “cuates”, que las diferencias quedaron atrás, que no hay enfrentamiento alguno y que para Jalisco y su gobernador “es un orgullo estar con López Obrador”.

Así, pues, la primera visita de Andrés Manuel como presidente de la República a Jalisco tuvo más tintes políticos y de “grilla” -pese a que lo tienen hasta el copete- que de apoyo social o de solución a los principales problemas que enfrentan los jaliscienses. No escuchamos, pues, las buenas noticias que prometieron. Quizás el propósito de esta visita era simplemente dejar patente quién manda en nuestro país.

Así de sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

Alfaro “despilfarra recursos” en un jet que prometió subastar