Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Jalisco  ›  Artículo Actual

Magistrados electorales corregirán la torpeza de los Consejeros estatales

Escrito por   /   27/09/2012 a las 7:00 am /   Sé el primero en comentar

Hoy al mediodía los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial del Estado corregirán la absurda e irrisoria decisión que tomaron los cada vez más devaluados consejeros electorales de otorgarle una curul local a Faviola Martínez Martínez por el simple hecho de ser mujer, bajo el argumento de la equidad de género.
En su decisión, a los consejeros, comandados por Tomás Figueroa Padilla, poco les importó el procentaje de votos que obtuvieron tanto la propia Faviola Martínez como el también panista Alberto Esquer, quien reclama el derecho de ser incluido en la próxima Legislatura como diputado local por la vía del “repechaje” y denuncia a los consejeros de haber “negociado” su exclusión con el senador José María Martínez Martínez.
Los consejeros electorales antepusieron la equidad de género a la voluntad popular, a la soberanía popular, manifestada en el sufragio ciudadano.
Y es que Faviola Martínez obtuvo menos votos, y por ende menos porcentaje, que Alberto Esquer. Pero esto no les importó a los consejeros electorales.
Hoy, en la que sería la última sesión del Tribunal Electoral estatal, los magistrados electorales votarán la ponencia elaborada por el presidente magistrado Jesús Reynoso Loza y que se presume -como marca el sentido común- será desfavorable para Martínez Martínez, con lo que se estaría reconociendo a Esquer como diputado local.
Ayer Martínez Martínez acudió al Tribunal estatal y declaró que por las redes sociales se enteró que la resolución de los magistrados no le favorecería, y al tiempo de que acusó a su dirigente estatal, Miguel Ángel Monraz, de no apoyarla por el simple hecho de ser mujer, advirtió que recurrirá a la Sala Regional Guadalajara del TEPJF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

Morena: balazos, no abrazos…