Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Zapopan  ›  Artículo Actual

Lemus: cinismo y mentiras (III)

Escrito por   /   30 agosto, 2019 a las 9:00 am /   Sé el primero en comentar

(Columna Entre Semana publicada hoy 30/08/19 en El Diario NTR Guadalajara)

Conforme avanzan los días y mientras más se mueve y habla, el presidente municipal de Zapopan, Jesús Pablo Lemus Navarro, más se hunde en el pantano de sus mentiras en torno al caso de la Villa Panamericana -hoy a punto de cerrar su venta-, obra que promovió, avaló y verificó que se construyera en tiempo y forma de acuerdo a las instrucciones del otrora poderoso Mario Vázquez Raña a quien rendía cuentas cada 15 días, porque ahora al parecer padece de amnesia y todo olvidó.

En mi entrega de ayer referí que ahora Lemus Navarro aseguraba desconocer la venta del inmueble y los términos del contrato, y que no otorgaría permiso alguno para que se habilitara como vivienda, no obstante que él sabía desde su construcción que ese sería el destino final de la Villa y que con ese objetivo se habían modificado los Planes Parciales durante el gobierno de Juan Sánchez Aldana. En ese entonces, como presidente de la Coparmex, avaló el proyecto y el futuro de esta construcción.

Luego, de acuerdo a lo publicado por el periódico El Occidental en su edición de ayer, ahora como alcalde de Zapopan, Lemus Navarro conminaba a la sociedad a “preocuparse y defender El Bajío por ser una zona de recarga de mantos acuíferos e importante para el ciclo hídrico de los pozos situados tanto dentro de la ciudad como en el bosque La Primavera”, e hizo un exhorto: “Toda la ciudadanía debemos defender a la zona de El Bajío, no solamente los ciudadanos de Zapopan. (…) Si nosotros no cuidamos de la zona de El Bajío y de la zona de la Primavera, nos vamos a arrepentir”.

¿Por qué ahora como alcalde que ambiciosa ser candidato a la gubernatura le surge la preocupación por defender la zona de El Bajío, cuando como presidente de la Coparmex avaló, promovió y vigiló la construcción de la Villa Panamericana en esa zona que hoy defiende, haciendo oídos sordos a todos los ambientalistas, ecologistas, especialistas y expertos en el tema que le advirtieron lo que hoy él declara?

En su edición del 20 de noviembre de 2009, el diario Mural publicó las declaraciones de Jesús Pablo Lemus, quien declaró que en el proyecto ejecutivo final de la obra se fijaría que casi la mitad de los espacios a construir serán comerciales y el resto departamentos de vivienda de baja densidad. Textualmente, el entonces presidente de la Coparmex declaró:

“Una gran parte de módulos que se van a usar como alojamiento de los deportistas después serán espacios de convivencia y algún otro tipo de negocio que se va a hacer en la zona, con lo cual va a bajar el total de departamentos a construir y la densidad que se tenía para el proyecto original, manteniendo y cuidando todo el aspecto ecológico de la zona de El Bajío”.

Ahora, en el colmo del cinismo, declara que no conoce a los desarrolladores inmobiliarios interesados en comprar la Villa Panamericana. Valgan dos apuntes para refrescarle la memoria: Uno de los miembros de la empresa Green Life Capital, como secretario general, es Jaime Moreno Cardeña, ex vicepresidente de la Coparmex, sindicato patronal que él presidió; el otro es Gerardo Huerta Hoyos, gerente, quien presidió la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), y con quien se sentó en una reunión con los miembros de esta agrupación, en 2015 cuando era candidato por primera vez a la alcaldía.

Prueba de ello está en la edición del 12 de mayo de 2015 del diario El Informador, en una fotografía donde Pablo Lemus aparece en el presidium sentado junto a Huerta Hoyos.

¿Por qué Lemus Navarro insiste en demostrar que una de sus características es mentir? ¿Por qué ahora lo hace con tanto cinismo? ¿Por qué busca deslindarse de la responsabilidad que tiene de que la Villa Panamericana se haya construido en El Bajío si él verificó su construcción? ¿Por su ambición en 2024?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

La gran mentira de Lemus