Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Zapopan  ›  Artículo Actual

Zapopan: ¿regala terrenos propiedad municipal?

Escrito por   /   14 octubre, 2019 a las 6:14 pm /   Sé el primero en comentar

(Columna Entre Semana publicada hoy 14-10-19 en El Diario NTR Guadalajara)

Mientras manifiesta una inusitada preocupación porque la Villa Panamericana no sea habitada, el alcalde Jesús Pablo Lemus Navarro ha hecho caso omiso y cerrado los ojos ante el despojo que se pretende hacer de un terreno propiedad municipal, que es imprescriptible e inalienable, y del que forma parte la superficie donde se encuentra el centro de espectáculos Palacio de la Cultura y los Congresos (Palcco), sobre la avenida central Guillermo González Camarena.

El terreno –que le fue donado en febrero de 1978- alcanza una superficie total de casi 13 hectáreas (129 mil 080 metros cuadrados), cuyo destino son áreas de esparcimiento y servicios públicos.

En febrero de 2004 un particular, Héctor Fonseca Álvarez, tramitó un juicio de amparo contra el Ayuntamiento de Zapopan y otras autoridades por una orden de desalojo y demolición de finca que mantenía sobre una superficie de cuatro hectáreas dentro del predio donde hoy se encuentra Palcco, pero en noviembre de ese mismo año se dictó sentencia en su contra y el caso se sobreseyó, con lo que el Ayuntamiento estaba facultado para llevar a cabo el desalojo y la demolición de la finca dentro del marco de la ley, pero extrañamente no lo hizo.

Casi un año después, en agosto de 2005, el entonces Cabildo de Zapopan aprobó la desincorporación de 14 mil 381 metros cuadrados para entregarlos en comodato para la construcción de lo que entonces iba a ser el centro de la Comunicación CIRT Jalisco por parte de Radiodifusoras y Televisoras de Occidente (Ratto).

Sin embargo, dos años después, en noviembre de 2007, el particular Héctor Fonseca Álvarez tramitó una demanda de “usucapión” (forma de acceder a la propiedad de una cosa mediante posesión continuada de los derechos reales durante el tiempo que establece la legislación) ante el Juzgado 11 de lo Civil por una extensión de 42 mil 248 metros cuadrados –no obstante que ya se le había negado en 2004 un amparo sobre el mismo caso-, juicio en el que fue llamada a intervenir también la Ratto como posesionaria, cuando solamente es comodataria.

Dos años después, en enero de 2009, se declaró procedente la acción de “usucapión” sobre una superficie de 42 mil 248 metros cuadrados, de los cuales 21 mil 046.36 metros cuadrados se adjudicaron como “propiedad” al particular y 21 mil 201.63 metros cuadrados a favor de la Ratto de los que ahora sería “propietaria”.

Por otro lado, de acuerdo a lo denunciado, a través de procedimientos de apeo y deslinde se otorgó a otros particulares una superficie de 54 mil 919.68 metros cuadrados de este predio que es propiedad municipal, los cuales, al igual que el centro de espectáculos Palcco, se encuentran en venta como propiedad particular.

A lo largo de esta historia, quienes han encabezado los gobiernos municipales de Zapopan, desde el panista Juan Sánchez Aldana hasta el ahora emecista-alfarista Jesús Pablo Lemus Navarro, junto con sus otrora Cabildos y ahora Ayuntamientos, han hecho caso omiso para defender esta extensa propiedad municipal y, por el contrario, han consentido los actos presuntamente irregularidades en perjuicio del erario público y propiedad de todos los zapopanos.

Se asegura que en el sexenio pasado la denuncia presentada ante la Procuraduría del Estado, hoy Fiscalía General, fue archivada definitivamente porque supuestamente no había delito que perseguir; sin embargo, hace 22 días, resultado de un amparo interpuesto sobre el caso, se ordenó reabrir el proceso y de ello fueron notificadas las partes involucradas, entre ellas el Ayuntamiento de Zapopan.

¿Actuará el alcalde Lemus Navarro para defender lo que es propiedad de todos los zapopanos o se quedará cruzado de brazos? De este asunto ya tienen conocimiento todos los 18 regidores. ¿También guardarán silencio y serán cómplices?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

La gran mentira de Lemus