Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Guadalajara  ›  Artículo Actual

Tres frases, tres heridas, en la figura de Alcalde que desafían al gobierno

Escrito por   /   20/03/2019 a las 7:00 am /   Sé el primero en comentar

La fotografía de Darwin Franco que acompaña éste texto es ilustrativa: el escultor Alfredo López Casanova a los pies de la escultura de Fray Antonio Alcalde y Barriga -de su autoría- en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, develando una de las tres fraes que durante poco más de tres meses estuvieron ocultas y de las que nadie se imaginó nunca.

“No somos 3 somos todxs”, “Memoria, verdad y justicia” y “Vivos se los llevaron vivos los queremos”, son las tres frases que López Casanova dejó para la posteridad -y que por derechos de autor no pueden ser retiradas-, en memoria de los tres estudiantes Marco, Daniel y Salomón que desaparecieron el 19 de marzo del 2018, ayer hace un año, en Tonalá.

Ni el entonces gobernador Aristóteles Sandoval, ni el alcalde Ismael del Toro, ni el presidente del Congreso Salvador Caro, ni los representantes de las cúpulas empresariales, entre otros asistentes, que el pasado 5 de dicciembre encabezaron la ceremonia de entrega del Paseo Alcalde y la develación de la estatua de Alcalde y Barriga, se imaginaron la sorpresa que dicha figura de bronce contenía oculta y que estratégicamente programada para ser reveladas en el primer aniversario de la ausencia de los jóvenes desaparecidos.

Ninguna de las demás estatuas colocadas alrededor de la Rotonda tienen un mensaje tan políticamente significativo como ésta de Fray Antonio Alcalde, que registra para la posteridad la incapacidad de las autoridades para salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos, para encontrar a los cientos de desaparecidos que integran las estadísticas de este delito.

La estatua de Fray Antonio Alcalde cala hondo en el legado no sólo del gobierno de Aristóteles Sandoval durante el cual se registró la desaparición de los estudiantes sino de todos los que le sucedan y en cuya gestión se sigan registrando la desaparición de cualquier ciudadano. Ahí quedarán estas tres frases como una herida que difícilmente cerrará en tanto la autoridad en turno no sea capaz de terminar con este delito o, cuando menos, reducir el índice de desaparecidos.

Tres frases, tres hondas heridas, en memoria de tres jóvenes desaparecidos.

¿Cuántos más, gobernadores de Jalisco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

El Vicente que no es Fernández y el fracaso de Ismael del Toro