Cargando...
Te encuentras aquí:  Inicio  ›  Guadalajara  ›  Artículo Actual

Salvador Caro ve cristalizado su sueño: ser candidato a alcalde de Guadalajara

Escrito por   /   21/03/2012 a las 4:04 pm /   3 Comentarios

 Salvador Caro Cabrera trabajó desde años atrás, quizás desde que fue regidor, para ser candidato a la presidencia municipal de Guadalajara. Pensó y creyó que podría serlo de su partido el Revolucionario Institucional, pero no fue así.
Lo que sucedió entonces ya es por todos conocido y ello lo orilló a distanciarse del PRI y a concluir que en este partido ya no tenía futuro político, de ahí que decidió sumarse al proyecto de su compadre Enrique Alfaro Ramírez y valorar cuál era el espacio más conveniente para continuar con su proyecto político.
Cuando todo era amor en la izquierda jalisciense y caminaban “de la mano”  con el PRD, los alfaristas pretendían postular -o cuando menos hicieron el amago- a Caro Cabrera como candidato a diputado local por el Distrito 13, pero hubo oposición porque el abanderado del PRI es el ex rector ydiputado federal Trinidad Padilla López.
Tras el rompimiento con el PRD, el alfarismo pensó en Fernando Garza como su candidato a la alcaldía tapatía pero ya sabemos que la decisión del ex panista fue aceptar la invitación a este cargo del dirigente nacional perredista Jesús Zambrano, de ahí que tuvieron que “echar mano” de quien tenían a la mano y con el que saben que, de alguna manera, son competitivos.
Y es así que desde la semana pasada, Caro Cabrera adelantó en su cuenta de Twitter que hoy miércoles de definiría su futuro político, advirtiendo que una cosa es lo que se quiere hacer y otra lo que debe de hacer. Y, bueno, creo que finalmente se conjugaron los dos casos: Salvador Caro quería ser candidato a la presidencia de Guadalajara y debería de serlo en apoyo a su compadre.
Es así que hoy fue presentado por Enrique Alfaro -y no por el dirigente del partido que lo postula ¿existe el dirigente?-como candidato del Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Guadalajara.
Sin duda que Caro Cabrera será un buen candidato y asegura una contienda seria frente a otros dos buenos aspirantes: Alberto Cárdenas Jiménez, por el PAN, y Ramiro Hernández García, por el PRI, y sin duda que las baterías del ahora “alfarista” estarán dirigidas al candidato panista.
Sin duda.

3 Comentarios

  1. COPDAN dice:

    YA ERA HORA DE QUE SE DIERAN CUENTA QUE NO SERIA FACIL LA ALCALDIA PARA EL PAN NI PARA EL PRI, YA QUE NINGUNO DE LOS DOS LA CONOCE ANDANDO A PIE, SI TENDRA VENTAJA EN ESE SENTIDO SALVADOR, LO DEMAS DEPENDERA DE LOS QUE LO SIGUEN EN ABRIR LAS PUERTAS “CONCIENCIAS” DE LOS MAS DEL 15% QUE NO VOTAN, SIN DAR MARCHA ATRAS CARO ESTARA EN LOS ZAPATOS DE LOS OTROS, COMO UNA GRAN PIEDRA

  2. Luis GDL dice:

    Un candidato que conoce la ciudad, comprometido con causas sensibles para la sociedad, congruente y honesto
    Vamos con Salvador Caro

  3. INFORMATE dice:

    El villano favorito
    Cuando Enrique Alfaro rompió con Raúl Padilla hizo dos movimientos clave. Por un lado le ofreció plazas y posiciones a Quirino Velázquez, tantas y suficientes para que Quirino también rompiera con Padilla.
    El otro audaz movimiento, en realidad se gestó meses antes, pero se materializó durante esos días. Alfaro registró, por medio del entonces secretario general del PRD, Ismael El Pope del Toro, una planilla; mientras tanto el presidente del PRD, Antonio Magallanes, registraba otra planilla.
    Los consejeros, compañeros del viaje a Cuba, hicieron fuerte a Alfaro, obligando a Padilla a ceder espacios en la planilla. El Grupo Universidad optó por ceder espacios, pero asegurando la sindicatura, donde propusieron a Alberto Uribe, quien en ese momento trabajaba con Alfredo Peña en la Secretaría General de la UdeG y antes colaboraba con Leobardo Alcalá, quien en ese momento era regidor de Guadalajara. De hecho, Uribe coordinó la campaña de Alcalá Padilla.
    El Grupo Universidad consideró que con Uribe en un lugar estratégico como la sindicatura tenían un seguro ante emergencias, pero no fue así. Uribe pronto dio la espalda a sus impulsores y se alineó con Alfaro.
    Jalar para sí a Quirino y a Uribe, en su momento fueron movimientos claves para que Alfaro pudiera romper con Padilla, por eso no es admisible que Alfaro quiera tomar el pelo, por medio de El Pope del Toro, con el cuento de que detrás de Quirino está Raúl Padilla.
    Se supone que El Pope del Toro tiene licencia a su cargo, pero declara sobre actos de autoridad. Señal que en Tlajomulco por un lado hay autoridades formales, que son las que cobran la quincena, y por otro lado hay un poder real, que toma decisiones, que manda golpear regidores y que termina dando las explicaciones.

Responder a INFORMATE Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este artículo también te puede interesar

El General que recolectó firmas para “El Bronco”